Asociaciones Cannábicas han recibido una notificación para cerrar en 48 horas

Planta-de-cannabis_54306755582_51351706917_600_226

Varias asociaciones cannábicas de Barcelona han recibido estos últimos días una notificación donde se les anuncia que tienen que cerrar en 48 horas por incumplir normativas medioambientales. Principalmente se acusa a las asociaciones de expulsar al exterior “aire que contiene contaminantes”.

La Vanguardia ya ha publicado un artículo que compartimos más abajo donde explica como una de las asociaciones afectadas ha presentado una querella contra el ayuntamiento.

Probablemente ésta sea otra estrategia politica para intentar disminuir o acabar con las asociaciones cannábicas que legalmente estan constituidas en Barcelona, algunas desde hace tiempo y representando un alto número de socios.

Os mantendremos informados,

 

Club cannábico se querella contra funcionarios de Barcelona por orden cierre

La asociación cannábica 420 se ha querellado contra tres altos cargos del Ayuntamiento por entender que cometieron delitos de prevaricación y coacciones

Planta-de-cannabis_54306755582_51351706917_600_226La asociación cannábica 420 se ha querellado contra tres altos cargos del Ayuntamiento de Barcelona por entender que cometieron delitos de prevaricación, coacciones y contra el derecho fundamental de asociación al ordenar su cierre tras resolver de forma “injusta y arbitraria” un expediente sancionador.

La querella, a la que ha tenido acceso Efe, se ha presentado hoy y se dirige contra el gerente del distrito de Ciutat Vella, cuya identidad desconoce la asociación, contra la jefa del Departamento de Licencias e Inspección del ayuntamiento barcelonés, Natividad R.P., y contra el director de los servicios jurídicos del consistorio, Andreu Joan M.H. Estos funcionarios son los firmantes respectivos de la incoación de un expediente sancionador con fecha de 17 de julio y de una resolución dictada el pasado día 7 de agosto que ordena el cese de las actividades del club en 48 horas y que advierte que, en caso contrario, el próximo día 12 se procederá al precinto del domicilio social, ubicado en la calle Notariat 7B de Barcelona.

La orden de cierre está basada en que desde la sede de la asociación se expulsa al exterior “aire que contiene contaminantes” pese a que, según la querella, “no se ha llevado a cabo ningún tipo de medición del aire expulsado en el local social de la asociación 420″ y, por lo tanto, dicha acusación no ha quedado acreditada.

Por ello, la asociación entiende que desde el Ayuntamiento barcelonés se ha dictado “una resolución injusta, a sabiendas de su injusticia, y totalmente arbitraria, que además conculca los derechos fundamentales de asociación, inviolabilidad del domicilio, presunción de inocencia, derecho a un proceso con las debidas garantías y vulneración del principio de legalidad, entre otros”.

También llama la atención de los representantes del club 420 que, desde que se incoó el expediente el 17 de julio hasta su resolución el pasado 7 de agosto, “se ha ventilado un procedimiento sancionador en 21 días, hecho totalmente insólito y que contrasta con el tiempo que dura la tramitación de otros expedientes sancionadores”.

En este punto, resalta que una de las resoluciones del ayuntamiento “ya anuncia que se va a acordar el cese y precinto del local social de la asociación, previamente a haber estudiado las alegaciones presentadas”, lo que a su juicio evidencia que la decisión de su cierre “ya estaba tomada de antemano”. Dice la querella que el consistorio está procediendo del mismo modo con muchas asociaciones de consumidores de cannabis, “hecho que evidencia una clara estrategia del Ayuntamiento de Barcelona de acabar con este tipo de asociaciones, a las que previamente había concedido licencias de apertura”.

Este club cannábico, que cuenta con unos 10.000 socios, recuerda que “tiene licencia de club social privado, constando en el proyecto técnico presentado que se trataba de una asociación de consumidores de cannabis, habiendo obtenido todos los certificados por parte de las entidades certificadoras”.

La querella pide al juez que tome declaración como imputados a los tres querellados, que suspenda el anunciado cierre del local y que se requiera diversa documentación al Ayuntamiento de Barcelona, como la copia del expediente administrativo sobre suspensión de licencias de asociaciones de consumidores de cannabis, aprobado por la comisión de gobierno el pasado 11 de junio de 2014.

El Ayuntamiento de Barcelona prohibió por un año la apertura de nuevos clubes de cannabis para elaborar una regulación que frene su proliferación en la ciudad, en la que actúan 160 asociaciones de suministro y consumo de marihuana, e inició una campaña de inspección de los existentes. El primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, anunció que la suspensión del otorgamiento de permisos de apertura y la inspección de los existentes estaba encaminada a garantizar que la actividad de estos clubes estuviera ajustada a la legalidad y a su finalidad de autoconsumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas