Time for a break

fedcacadeu-01

Desde la Federación de Asociaciones Cannábicas Autoreguladas de Catalunya (FEDCAC), queremos anunciar el cese temporal de nuestra actividad, provocada por una situación insostenible, a la que nos ha llevado el mantenimiento de las políticas prohibicionistas, apoyadas por controles y sanciones, tanto administrativas como penales, creando un contexto de persecución y criminalización tanto del consumo, como del autocultivo para consumo propio, individual o colectivo.
Muchas asociaciones, han tenido, tienen, o van a tener problemas de todo tipo para seguir con su actividad, más ahora, que la ley que se consiguió aprobar en 2017 con gran consenso en el Parlament de Catalunya, propuesta desde la sociedad civil mediante una Iniciativa Legislativa Popular, está suspendida por el Tribunal Constitucional que aceptó el recurso del Gobierno de España a finales de ese mismo año, alegando falta de competencias.
Hemos intentado incidir políticamente para dejar de seguir en la actual inseguridad jurídica que nos lleva a situaciones de riesgo, tanto de cese de actividad, como de multas, como de penas de prisión, que ya estamos empezando a recibir, en algunos casos. Parece que hay más interés en mantener el status quo, en el que reina el mercado negro como única vía de acceso, con todos los riesgos que ello conlleva para la salud, como acceso a menores, ningún control de calidad y acceso a otras drogas más duras.
El Departament de Salut i Benestar social de la Generalitat de Catalunya, ya fijó los criterios por los cuales los ayuntamientos debían guiarse para crear ordenanzas municipales, muchas creadas ya y otras en proceso. Y consideró a las asociaciones cannábicas como una buena herramienta, tanto para conocer el consumo, como para inicidir en él, detectando consumos problemáticos y aplicando programas de reducción de daños y minimización de riesgos. Creemos en una regulación que ponga límites y normalice un consumo responsable, ahora estigmatizado.
Seguiremos trabajando en esa línea a nivel de cada asociación o en otros foros o colectivos, pero en este momento debemos protegernos ante la persecución y represalias por ejercer nuestra actividad. Y enfocaremos toda nuestra energía en las defensas y acompañamiento de los condenados y los investigados en espera de juicio, así como en la protección de las muchas asociaciones que todavía funcionan en base a un código de buenas prácticas.
Damos por finalizada una etapa, no sin antes, liderar una campaña de visualización de la problemática, junto a la otra federación catalana (CatFac) y un equipo de abogados especializados en la defensa de los derechos humanos. Gracias a todas aquellas personas y colectivos que seguís luchando por vuestra dignidad, por defender vuestros derechos y libertades, haciéndolos compatibles con el resto de la sociedad de manera responsable.
Esperamos que los recientes cambios en la política se traduzcan en cambios en la justicia, necesarios para poder minimizar el tiempo que separa la adaptación de las leyes que nos gobiernan a la evolución y el progreso de la sociedad, que van siempre por delante. Solo de esa manera conseguiremos evitar tantos daños y perjuicios, que tanto sufrimiento provocan.
Salut i força

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas