Presentación

Desde la FEDCAC hemos desarrollado un modelo de gestión y funcionamiento para las Asociaciones cannábicas teniendo en cuenta todas las particularidades de la sociedad catalana. La necesidad de un modelo de auto regulación, nace para dar respuesta desde el propio mundo cannábico a la inseguridad jurídica en la que se encuentran inmersas actualmente las asociaciones cannábicas, evitar los riesgos asociados al mercado negro, desmitificar viejos prejuicios y definir una política real de riesgos asociados al consumo.

Actualmente hay más de 170 asociaciones cannábicas registradas o en proceso de registro en Catalunya, pero se calcula que en realidad son más de 300 las asociaciones existentes en todo el territorio y que, como mínimo, dan servicio a más 165.000 personas. Este dato demuestra que el volumen de usuarios de cannabis es muy alto y por lo tanto creemos que nuestra responsabilidad con la sociedad es un  férreo compromiso en este proceso de regulación, que se basa en el derecho de los usuarios de cannabis al auto cultivo y a facilitar su uso para fines terapéuticos.

La FEDCAC quiere ser un interlocutor válido con la administración catalana en primera instancia y estatal posteriormente. Este modelo basado en la transparencia, las buenas prácticas, la reducción de riesgos y en el control de la calidad, será presentado a los diferentes actores responsables de la Administración pública Catalana (Departamentos Interior, Sanidad, Justicia  y agricultura, Asociación catalana de municipios…) en éste proceso de regulación de las Asociaciones cannábicas y respaldados siempre por informes de diferentes profesionales que avalen la validez del modelo como son: abogados ingenieros agrónomos, profesionales del ámbito sanitario, economistas, expertos en RSC, entre otros.

En este modelo básico de gestión, funcionamiento y organización incluimos una serie de buenas prácticas sobre el cual deberán regirse las asociaciones que estén adheridas a la federación. Estas buenas prácticas llevan asociados unos mínimos con unos criterios a nivel de socios, cultivo, almacenamiento, dispensario… y todas las practicas que caracterizan una asociación cannábica. Paralelamente se está desarrollando un protocolo de buenas prácticas donde se profundiza en todos los temas planteados en modelo.

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas