MARRUECOS: Primer exportador de cannabis del mundo.

marruecos cannabis

marruecos cannabis primer productor mundial

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un informe de 2014 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), confirmó que el 10% del Producto Interior Bruto (PBI) de Marruecos corresponde a la exportación de la resina de cannabis.

Sobretodo a Europa, que sigue siendo el primer cliente y el primer consumidor de esta droga. Aunque se han observado peculiaridades como el desvío clandestino de 80 toneladas por parte de los barcos de pesca de Marruecos a Egipto, tal y como cita el informe.
El dato recién se conoció hoy en Marruecos.
Aunque el porcentaje que está actividad ilegal representa del PIB haya descendido un poco -ya que en 2011, la cantidad de cannabis exportada por Marruecos representó un 11% del PIB y en 2012, un 12%- Marruecos continúa siendo el mayor exportador de este psicotrópico en el mundo, por encima de Afganistan y Jamaica. Ambos países producen aproximadamente 12.000 toneladas de hachís. Sin embargo, la cifra marroquí está muy por encima: 38.000 toneladas. “Marruecos es siempre el primer productor de cannabis del continente africano y del mundo, incluso aunque la producción este bajando”, explica la JIFE.
El informe destaca que de las 57.000 hectáreas dedicadas al hachís, la mayoría de ellas cultivas en las montañas del Rif y más concretamente en la villa de Issaguen, conocida tradicionalmente como Ketama. Según datos de 2005 de la Oficina de la ONU contra el delito y la droga (ONUDD), 89.900 familias viven del cultivo del kif en esas tierras y según un cálculo estimado no gana más de 2.000 euros anuales. Por tanto, no son ellos los que disfrutan del beneficio económico de la exportación de esta droga que produce 114 mil millones de dirhmas al año en Marruecos.

Los campesinos se quejan de ser marionetas de las mafias del narcotráfico que compran sus productos y los convierten al hachís y aseguran que si la legalización del kif llegará al país alauí sus condiciones cambiarían considerablemente.

Fuente: CannabisMagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas