Los clubes de cannabis ya son legales en Donostia

legalizacion-marihuana-EEUU-limbo-expansion_EDIIMA20141109_0318_4

San Sebastián es la primera ciudad de España que cuenta con una regulación de este tipo.
A partir de este viernes las asociaciones de la ciudad se podrán dar de alta con licencia de Club Cannábico, para lo que tendrán que cumplir un código de buenas prácticas.
Las asociaciones cannábicas destacan que esta ordenanza supone “un hito” porque ha habido un reconocimiento por primera vez en un texto legal.
EUSFAC pide al Gobierno vasco que se lleven a la práctica las conclusiones establecidas en la ponencia del Parlamento vasco que aborda una solución regulada para los clubes sociales de cannabis.

Hace meses que se presentó en sociedad la pionera ordenanza municipal que regula los clubes de cannabis en San Sebastián. En su momento las asociaciones valoraron muy positivamente esta iniciativa impulsada por el Ayuntamiento que se pone finalmente en marcha. A partir de este viernes las asociaciones se podrán dar de alta en el registro municipal con licencia específica de Club Cannábico. Se calcula que en la capital guipuzcoana puede haber unos 20 clubs, pero tal y como asegura el concejal de Bienestar Social, Jon Albizu, hasta que se regularicen todas las asociaciones no lo saben seguro.

Esta ordenanza se enmarca en el plan de adicciones que realizó Bildu al principio de la legislatura. Así, plantearon una ordenanza reguladora que acordaron con diferentes asociaciones cannábicas de la ciudad. Albizu señala que desde las asociaciones pedían un reconocimiento institucional, “más allá de declaraciones institucionales vacías”, y que de alguna forma se legalizara su situación en cuanto a futuros reconocimientos. Finalmente, se estableció esta ordenanza con la que se darán licencias de actividad de Club Cannábico. El Ayuntamiento establecerá un periodo de adaptación de un año para darse de alta y otorgar estas licencias a quienes cumplan el código de buenas prácticas que están redactando.

En esta línea, los clubes tendrán que cumplir unas condiciones mínimas que garanticen ciertas medidas de seguridad, salubridad e higiene para las personas usuarias y eviten cualquier molestia al vecindario. La entrada a menores está prohibida en todos los casos y se fija un límite de horas de actividad diaria (de 8.00 a 22.00). Albizu destaca que en el código de buenas prácticas, que será de obligado cumplimiento, se establecerá por ejemplo, que en las asociaciones sólo participarán usuarios y no se realizará tráfico de drogas. Esto es, los clubes serán solo para los socios, “con lo cual no puede venir nadie de fuera y de repente se coge cannabis y se va, porque esto no se trata de reparto de cannabis”. Además, no podrán abrirse Clubes Sociales de Cannabis a menos de 300 metros de centros educativos y de salud. También se fija una distancia mínima de 500 metros entre locales destinados a esta actividad y se prohíbe la apertura de un espacio de estas características en cualquiera de los lugares en los que está prohibido fumar, como galerías comerciales o instalaciones deportivas, entre otros.

Ordenanza pionera

El problema principal que se encontró el Gobierno Municipal al realizar esta ordenanza es que no existe ninguna referencia de ninguna otra ciudad “que se haya atrevido a regular este tema”. Por lo que destaca que tampoco tienen el 100% de garantía de que hayan acertado con el modelo. Dentro de un año o dos realizarán un análisis de lo ocurrido y tendrán que ver si se hace alguna modificación o no. “Realmente sobre esto innovamos tanto que no me atrevería a decir lo que va a pasará dentro de un año”, concluye el concejal donostiarra.

Asimismo, apunta que desde el Ayuntamiento no tienen competencias en cuanto a sanidad o drogas, por ello el urbanismo era el único mecanismo que podían utilizar. De hecho, comenzaron con la idea de regularización porque había una demanda por parte de los clubes, quienes buscaban que los ayuntamientos “empezaran a regular algo que obligara a instancias administrativas superiores a tener que pensar que tienen que regular más ámbitos de clubes cannabicos”. Porque por ejemplo, “para ellos lo más importante es el tema de las plantaciones y eso está fuera de nuestras posibilidades”, ha indicado Albizu. A su juicio, están “dando palos de ciego”, pero “con la voluntad de intentar hacer otro tipo de política de adicciones que no sea prohibicionista”.

Por su parte, las asociaciones cannábicas de San Sebastián destacan que esta ordenanza supone “un hito” porque ha habido un reconocimiento por primera vez en un texto legal, de lo que ya era un reconocimiento social de los clubes desde hace ya 15 años. Según el asesor jurídico de la Federación de Asociaciones de usuario de cannabis del País vasco (EUSFAC), Aitor Brion, lo importante es que por primera vez en un texto se ha reconocido la existencia de los clubes sociales de cannabis y que se les habilitaría una licencia, dentro del marco competencial del Ayuntamiento.

Más allá de lo municipal

Brion reconoce que desde el ámbito municipal poco más se puede pedir, pero lo que tiene que funcionar son los mecanismos de coordinación que establece la normativa, que a su juicio “van a dar sus frutos”. A partir de ahí lo que le piden a otras instituciones es que hagan lo propio o que regulen dentro del marco de competencias que tienen.

Para ser más concretos EUSFAC pide al Gobierno vasco que se lleven a la práctica las conclusiones establecidas en la ponencia del Parlamento vasco que aborda una solución regulada para los clubes sociales de cannabis. En esta línea, le exigen la creación de un reglamento interdepartamental desde los departamentos de salud, seguridad y justicia, que regule los clubes sociales de cannabis dentro de las posibilidades competenciales en la CAV.

Fuente: Eldiario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas