Las Fases Lunares y el cannabis

297

Los cultivadores profesionales de cannabis tienen en cuenta un importante aspecto a la hora de cultivar: las diferentes Fases Lunares.

Veamos algunas de las ventajas de aprovechar correctamente la influencia de la Luna:
– Las semillas germinan más rápido.
– Las plantas crecen más fuertes y son más resistentes a enfermedades.
– Florecen antes y con un rendimiento más alto.
– Tienen mayor resistencia al estrés por las inclemencias del tiempo, la sequía o las plagas.

Evidentemente, una buena técnica de cultivo sigue siendo imprescindible, y de igual manera las plantas necesitarán ser bien atendidas en cuanto a riego, poda, alimentación, etc..

No obstante, si usted tiene un cultivo interior o exterior, prestarle atención a las fases de la Luna es una práctica muy sencilla pero con grandes recompensas.

Cultivar atendiendo a las Fases Lunares es simplemente una cuestión de estrategia, ya que conociendo estos ciclos podemos planificarnos para conseguir una conexión entre el Sistema Solar y los procesos biológicos de nuestro cultivo de cannabis.

La Luna simboliza emociones, instintos, hábitos y rutinas. Además tiene una gran influencia en el estado de ánimo de las personas, sobre todo de aquellas más sensibles a su embrujo.

A lo largo de un mes, la Luna viaja a través de los 12 signos de zodiaco permaneciendo aproximadamente dos días y medio en cada uno de ellos. De este modo, se crea una relación angular con el Sol a la que llamamos Fase Lunar. En realidad cada fase viene determinada por el ángulo entre la Luna, la Tierra y el Sol. La Luna orbita alrededor de la Tierra y la Tierra alrededor del Sol. Y es la órbita elíptica de la Tierra la que define la división simbólica del Zodíaco.

Las Fases Lunares tienen dos etapas: Creciente y Menguante.

La Luna está “Creciente” durante Luna Nueva, Luna Creciente, Cuarto Creciente y Luna Gibosa Creciente.

Y está “Menguante” durante Luna Llena, Luna Gibosa Menguante, Cuarto Menguante y  Luna Menguante.

Para establecer un referencia general, cuando la Luna está en la etapa “Creciente” se desarrolla mejor la parte superior de las plantas (hojas, flores, etc..) y cuando está “Menguante” la parte inferior (raíces).

Por tanto es recomendable plantar en Luna Creciente aquellas plantas en las que queremos un buen desarrollo de la hoja y frutos (como el cannabis) y después de la Luna Llena aquellas en las que queremos una buena estructura en las raíces.

De este modo podemos dividir estas fases en cuatro partes:
– Luna Nueva a Cuarto Creciente
– Cuarto Creciente a Luna Llena
– Luna Llena a Cuarto Menguante
– Cuarto Menguante a Luna Nueva

Teniendo claras estas cuatro partes podremos fácilmente entender los ciclos.

En las cuatro fases intermedias también hay actividad, y son:
– Luna Creciente
– Luna Gibosa Creciente
– Luna Gibosa Menguante
– Luna Menguante

El mejor momento para la germinación es la fase de Luna Creciente, esto ayudará a un rápido desarrollo de nuestras plantas.

En la fase de Luna Gibosa Creciente es cuando se produce una mejor absorción de los nutrientes y un mayor engorde de los frutos.

En Luna Gibosa Menguante obtendremos una fantástica producción de semillas y maduración.

Y en Luna Menguante será el mejor momento para podar, eliminar malas hierbas y preparar el siguiente ciclo.

Es importante tener en cuenta que no es necesario realizar estas tareas en el momento exacto de la Fase Lunar, es preferible esperar unas horas ya que estas posiciones definen momentos críticos en el ciclo lunar antes de proseguir a la siguiente fase.

Debido a que el Sol permanece un mes entero en cada signo, hay meses que son mejores que otros para cada planta o variedad. Cuando el Sol se encuentra en un signo “fértil”, será un buen momento para ciertas técnicas de cultivo.

Profundizaremos en este tema en próximos artículos.

 

Fuente: Thegreennotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas