La Fiscalía de Álava critica a la Audiencia por confundir clubes de cannabis con consumo compartido Asegura que las actividades de eso clubes son ‘a todas luces ilícitas’

La Fiscalía de Álava ha censurado que la Audiencia de este territorio “confunda” en sus sentencias la actividad de los clubes de cannabis, a “todas luces ilícitas”, con el “consumo compartido” de marihuana.

La Fiscalía alavesa hace esta consideración en la Memoria correspondiente a 2013, en la que también constata que una parte cada vez más importante de la marihuana que se detecta en esta provincia se cultiva de manera industrial en el territorio, ya que se localizan “periódicamente” plantaciones de esta sustancia en pabellones o al aire libre.

El fiscal jefe de Álava, Josu Izaguirre, se refiere en concreto a los clubes de cannabis que “continúan con su actividad, sobre todo, en la zona norte de Álava” y rechaza la jurisprudencia que se va “asentado” en la Audiencia alavesa “al confundir este tipo de actividades, a todas luces ilícitas, con doctrinas jurisprudenciales que “nada tienen que ver” con las mismas como la del “consumo compartido”.

Izaguirre no quiere pronunciarse sobre una posible reforma legal que legalice en el futuro este tipo de sustancias -en la actualidad existe una ponencia en el Parlamento Vasco que debate sobre la regulación de estos clubes en Euskadi-, pero considera que es “inadecuado” “creer ver lagunas legales” en la actual legislación sobre la materia “donde no las hay”.

“Los tribunales están para aplicar la ley y no para crear nuevas normas”, afirma el Ministerio Público, que también alerta de que si no se persigue a los clubes de cannabis al entender que hacen un consumo compartido, esa misma doctrina jurídica se podría aplicar a otras asociaciones que podrían surgir en el futuro con otro tipo de sustancias estupefacientes.

La Memoria de la Fiscalía alavesa también “echa de menos” una “mayor actividad policial de investigación” en los delitos relacionados con el tráfico de drogas, especialmente cuando se cometen en bares.

Explica que existen casos en los que los establecimientos donde se ha cometido el delito continúan dedicándose al tráfico de drogas “con un mero cambio de personajes” y por ello pide que las “investigaciones se perfeccionen” para poder imputar a los “verdaderos titulares” de esos bares.

La memoria del Ministerio Público muestra asimismo su “preocupación” por el “tratamiento” que la Audiencia Provincial da a los supuestos de blanqueo de capitales.

En concreto cita los casos en los que el delito lo comete una organización de carácter trasnacional que utiliza intermediarios conocidos como “mulas” y que, según relata la Fiscalía, aducen que les han ofrecido un “trabajo” que consiste en recibir una cantidad de dinero que deben trasferir a otras personas y que desconocen que sea algo ilegal.

La Fiscalía alavesa afirma que la Audiencia Provincial “de manera sistemática dicta sentencias absolutorias” basándose en ese supuesto “desconocimiento” por parte del acusado de que lo que se hacía “era ilegal”.

“No podemos descartar que alguna de las mulas pueda haber sido engañada” y no ser consciente de que estuviera cometiendo un delito, dice la Fiscalía, que sin embargo se niega a “aceptar” que todas “esas personas que han sido encausadas fueran ignorantes de ello”.

El Ministerio Público concluye que las decisiones de la Audiencia Provincial en estos casos provocan que “comportamientos tan graves como reiterados” gocen de “impunidad” en el territorio.

 

FUENTE: ELMUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas