El consumo de cannabis llega a la normalidad social en Asturias

cannabisnormalizacion en navarra 2015

cannabissss

Fuente: Asturias24

Los porros están por todas partes y casi a todas las edades. El consumo de cannabis entre la población asturiana sitúa a esa sustancia en unos niveles de normalización impensables para una sustancia cuya venta es ilegal y cuyo consumo en público es susceptible de sanción en España. Pero así es, según las encuestas manejadas por el grupo de médicos, sociólogos y trabajadores sociales que elaboran los informes sobre el uso de drogas para el observatorio que mantiene la Consejería de Sanidad. Haciendo números, ese equipo de investigadores concluyen que, dado que el 3,2% de los encuestados que tienen entre 45 y 54 años admiten haber fumado cannabis en el mes anterior a la realización de la encuesta, unas 8.000 personas (6.400 hombres y 1.600 mujeres) de ese grupo de edad le dan una presencia desconocida en el resto de sustancias que solo pueden adquirirse mediante vías ilegales de comercio.

La popularidad del cannabis contrasta con la estabilización –con una ligera tendencia a la baja— en el consumo habitual de cocaína, que además tiene una prevalencia mucho menor. Los expertos advierten que, en todo caso, es una sustancia que no ha desaparecido. El consumo experimental –asociado a probar sensaciones nuevas y que en las encuestas se encasilla en la respuesta “alguna vez en la vida”— ha crecido desde 1999.

Nuevas sustancias

El resto de las drogas detectadas en el Principado, que el estudio divide en tradicionales (éxtasis, anfetaminas, heroína, alucinógenos e inhaladores volátiles) y emergentes (setas mágicas, ketamina, spice), alcanzan solo unos niveles de prevalencia muy bajos y están fuera de los hábitos de casi toda la población. La diferencia estriba en que mientras el consumo del primer grupo va claramente a la baja en el del segundo se han registrado avances. Los investigadores señalan que habrá que esperar a nuevas encuestas para confirmar hasta donde llegan esas nuevas opciones, atractivas para quienes buscan experimentar o afirmar su personalidad contra las prohibiciones legales y las normas sociales.

Otro punto destacado en el informe es la correlación entre el grado de dificultad que, según la percepción social, tiene el conseguir una sustancia ilícita y el alcance de su consumo. Las dos drogas más extendidas en la comunidad autónoma son las que un mayor número de asturianos consideran menos difíciles de conseguir en un plazo de 24 horas. A la mitad de la población le parece fácil tener acceso al cannabis en menos de un día y casi un tercio opina lo mismo de la cocaína.

Sobre el cannabis, los investigadores alertan que es una droga para los más jóvenes, presente sobre todo en los grupos de edad que van de los 15 a los 24 y de los 25 a los 34 años. Sin embargo, no desaparece entre personas que superan esa edad. Por géneros, como en casi todas las drogas, los hombres superan a las mujeres entre los consumidores en una proporción de cuatro a una. En la cocaína, por el contrario, el grupo de edad con más usuarios habituales es el de los 25 a 34 años. La iniciación en el consumo, concluye el estudio, es más tardía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas