Cannabis: ¿Qué hay detrás de un nombre?

marihuana terapeutica skunk hash

marihuana terapeutica skunk hash

Estudios recientes han utilizado las palabras “hash” y “skunk” para referirse a diferentes potencias de cannabis. Amir Englund explica las complejidades de la variedad de cepas de cannabis.

El cannabis tiende a subdividirse en 3 especies diferentes: Sativa, Indica y Ruderalis. Sin embargo, éstos no son más que los términos utilizados para describir la tipología de la planta (lo que “se ve” – la forma, altura, espesura, etc) en lugar de una distribución específica de sus cannabinoides. Al mirar el genoma de la planta se hace evidente que todos ellos encajan en la misma especie Cannabis sativa L, lo que también es evidente dado que los diferentes tipos pueden “cruzarse” entre sí (mestizaje).

Los usuarios a menudo afirman que las “sativas” producen un “colocón” o efecto más mental, mientras que con las “índicas” el efecto es más físico, y que esto podría ser debido a la diferente proporción de THC y a la relación THC/CDB de cada planta. Sin embargo, no hay pruebas que demuestren que la relación CBD / THC difiere entre los diferentes tipos. Por otra parte, hoy en día ha habido tanto mestizaje que haría una distinción entre los tipos muy poco significativa.

Los cannabinoides se producen en pequeñas formaciones de cristal que rodean las flores de cannabis, estas son llamadas tricomas glandulares. Los tricomas también contienen otros compuestos conocidos como terpenoides, que son responsables del olor distinctivo del cannabis – los cannabinoides en sí mismos son inodoros! La razón por la que la planta de cannabis produce tricomas podría ser como defensa contra los insectos (los cannabinoides son pegajosos y los insectos quedan atrapados en ellos), como protección contra la luz infrarroja y ultravioleta dañinas, así como contra el viento frío.

Muchos factores influyen en el contenido de THC y en la relación CBD / THC de la planta, el más importante siendo la genética. Ambos THC y CBD provienen del mismo compuesto precursor conocido como cannabigerol (CBG). Los genes determinan qué cantidad de enzimas THCsynthase o CBDsynthase produce la planta – lo que permite determinar qué proporción de CBG se convertirá en THC y CBD.

El otro factor importante es la polinización. Si se permite la polinización de la planta de cannabis hembra, la planta dedicará mucha energía a la producción de semillas – resultando en un menor número de tricomas y una marihuana más suave. En cambio, al evitar la polinización de la planta, ésta dedicará sus recursos a la producción de más tricomas y por lo tanto resultará mucho más potente – este tipo se conoce como ‘sinsemilla’. La sinsemilla es la planta con alto contenido en THC que se conoce comúnmente como tipo “skunk”.

 

El Hash es un extracto de tricomas (mezclado con materia vegetal tamizada), resultando generalmente más potente en comparación con las flores de cannabis. La potencia del hash dependerá de la potencia de la planta de cannabis con la que se elaboró.

El hash en el Reino Unido suele ser relativamente más suave en comparación con el cannabis tipo “skunk” y esto es debido a su producción y procedencia.  Por lo general, proviene del norte de África, donde los productores están más interesados ​en obtener una mayor cantidad de flores grandes de cannabis, lo que significa que no discriminan en base a la potencia de THC, conservando en cambio las semillas de las plantas que hicieron los cogollos más grandes. Así obtienen una proporción parecida de plantas THC-dominante, CBD-dominante, y CBD / THC por igual; Al procesarlo todo junto se obtiene un hash relativamente equilibrado en sus dos componentes principales. Además, las plantas pueden haber sido polinizadas lo que significa que tendrán menos tricomas – lo que disminuye aún más la potencia del hash.

 

Fuente: The Guardian

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce nuestro Manual de Buenas prácticas